GRANDES MOMENTOS DEL

PASO FINO DE PUERTO RICO

 

La Raza de caballos de Paso Fino creada en Puerto Rico y el deporte que nace de ella, ha sido el agente catalítico para el establecimiento de numerosas entidades que promueven el caballo de paso a través del mundo.

Esta raza de Paso Fino de Puerto Rico, ha sido tan reconocida a través del mundo que importantes personalidades, como también, ricos y famosos han expresado gran interés y admiración por ella, viniendo algunos a verlos y otros adquiriendo ejemplares, como fue en la década del 1930, el  Presidente de la República Dominicana, Generalísimo Rafael Leonidas Trujillo Molina y otras prominentes personalidades de ese país hermano, como el Dr. Pompilio Brouwer, el Dr. Ramón Rubió, y el Sr. Juan B. Ariza entre otros. (Fuentes, Sr. Genarín Cautiño y libro “Cronología del caballo de Paso Fino de P.R.”, Dr. José M. Laracuente).

En 1948, el Ingeniero Félix Benítez Rexach, llevó a Francia los ejemplares, Emperador, Dulce Sueño II y Perla, exhibiéndolos para sorpresa de los franceses y ganando premios en una Feria Caballar Francesa por lo exótico y diferente del paso de esta Raza. Identificándolos en Francia como caballos marchadores, bajo la hábil conducción del maestro de las bridas, Francisco “Minín” Kuilan (libro “Cronología del caballo Puertorriqueño”, Dr. José M. Laracuente).

El Vice-Presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson en la década del 60, presenciando una parada del 25 de julio del ELA, se interesó por el ejemplar Volare, pero ya se había vendido para Estados Unidos.

En los X Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1966, el Paso Fino fue presentado como Deporte Nacional de Exhibición y fue descrito por el Director Técnico de la Asociación Deportiva de Centroamérica y el Caribe, el Profesor Francisco Hurtado de Panamá, como “La presentación más bella de un Deporte Nacional llevada a cabo por un país anfitrión”, ante lo impresionado que quedó por nuestros equinos y el deporte de Caballos de Paso Fino.

En octubre de 1966, se exhiben nuestros caballos en el Madison Square Garden, presentándose los ejemplares Poseidón, Campeón de Paso Fino, propiedad del Sr. Rafael Velázquez Grillo y bajo la conducción del Sr.  Santiago “Cundá” Figueroa, también se exhibió al ejemplar Chocolate, Campeón de Condiciones Generales del Sr. Francisco Rodríguez y la yegua Isabela del Sr. Germán Hau, generando estos ejemplares gran interés y admiración entre los entusiastas allí presentes.

A fines de la década del 1960, Walt Disney produce la película Cristobalito The Calypso Colt, sobre la historia ficticia de un Paso Fino, que luego de una lesión en una pata y muchísimos contra tiempos gana un campeonato. En la película actúa un niño de nombre Roberto Vigoreaux, quien luego pasó a ser una figura pública de nuestro país.

En junio de 1977, La Parada Puertorriqueña de NY se vistió de gala con la presentación de los ejemplares de Paso Fino, Farouk, Porta Coeli, Danubio, Cosaco, Sandro y Mambrú, desfilando por la 5ta avenida.

El Príncipe Inglés, Phillip de Edimburgo en  octubre de 1978 se deleitó viendo una exhibición de los mejores en el Hotel Dorado Beach, quedó altamente impresionado con su peculiar forma de andar.

Es el 1ero de enero de 1979, cuando la Raza de  Paso Fino Puertorriqueña llega a su máximo nivel de exposición al exhibirse ante 110 millones de personas en vivo y a través de la televisión, en la Parada de las Rosas en Pasadena California, donde la carroza de Puerto Rico gana el trofeo Gran Mariscal  (Super: Grand Marshall Trophy) escoltada por los ejemplares Porta Coeli, montado por su dueño el Sr. Félix Lugo, Picaflor Jr. montado por el Sr. Juan Ramón Figueroa y propiedad del Lcdo. Héctor Laffitte y Papirus montado por el Sr. Carlos Conde Jr. propiedad del Sr. Carmelo Figueroa. La Reina de la delegación de P.R. fué la señorita, Martizally Castro Reyes.

El Paso Fino estuvo representado como Deporte de Exhibición del país anfitrión en los Juegos Panamericanos de 1979 en San Juan de Puerto Rico, generando una gran concurrencia entre las delegaciones visitantes por lo diferente del evento.

El Presidente de Costa Rica, Sr. Oscar Arias Sánchez, en la década del 80, adquirió una pareja de ejemplares para comenzar una crianza en su país.

El Rey de España Juan Carlos de Borbón, en 1987 recibió de regalo del gobierno de Puerto Rico el ejemplar Papy, hijo de Papirus en Malibú.

La Duquesa de York, Sarah Ferguson, a fines de la década de 1990 recibió como obsequio de parte de la familia Vilá Zorrilla de Manatí, una potranca hija del Gran Campeón de Paso Fino, Pillín.

Para esa misma época , en visita de gira artística en Puerto Rico, el Gran Tenor Luciano Pavarotti, solicitó poder ver una exhibición de nuestros famosos caballos, se le exhibió el ejemplar Cibuco Jr. propiedad de la familia del Dr. Rafael Corretjer Charneco, quedando altamente impresionado con los andares de nuestra Raza Caballar de la cual tenía conocimiento por la fama mundial de esta Raza.

También en la década del 90, se exhiben varios ejemplares de nuestra raza en la Feria Equina, “Equi Fair” en Calgary Canadá, una de las ferias caballares más importantes del mundo, causando sensación y vendiéndose algunos para el mercado canadiense.

 

 

GRANDES OFERTAS MONETARIAS POR NUESTROS EJEMPLARES DE LA RAZA DE PASO FINO

Cuenta el Sr. Genarín Cautiño, que en la década del 1930, Don Genaro Cautiño Insúa recibió la visita de un militar de la República Dominicana para comprar el caballlo Dulce Sueño para el Presidente de la República Dominicana, Generalísimo Rafael Leonidas Trujillo Molina.  Don Genaro Cautiño Insúa, rechazó la oferta,  y se le ofreció que comprara alguno de los hijos de Dulce Sueño, algo que el Presidente hizo posteriormente. Dicen que el militar le dijo a Don Genaro, “Si usted viviera en la República Dominicana, usted le vendía el caballo al Generalísimo”, a lo que Don Genaro le contestó, “Si yo viviera en la República Dominicana, yo no le vendía el caballo, yo se lo regalaba”.

Genarín, dice que conserva el cheque en blanco, como un recuerdo histórico de la familia Cautiño, de la vida del Dulce Sueño y de la fama de la Raza de Caballos de Paso Fino de Puerto Rico.  

 

El Sr. Francisco Gelpí Delgado “Don Pancho”, rechazó tres ofertas del Sr. Genarín Cautiño, una de $25,000, otra de $50,000 y una final de cheque en blanco para que Don Pancho le pusiera la cantidad para comprar el caballo Batallita en la década del 70.

A fines de la década del 1970 / principios de la década del 1980, el ejemplar Fleco de Oro (hijo de Papirus) fue vendido a un entusiasta de Miami por una cuantiosa cantidad de dinero y posteriormente fue vendido para el estado de Texas en $100,000.00 dólares, siendo el ejemplar de la Raza de Paso Fino que mayor precio de venta ha tenido en la historia de nuestra Raza.

Igualmente para esa misma poca se vende para los Estados Unidos el ejemplar Fuego Continental (hijo de Papirus) en $65,000.00, dato suministrado por el Sr. David Lang Correa.

En la década del 80 el Sr. Carlos Olivencia de Dorado Puerto Rico, rechazó una oferta de $30,000 por su ejemplar Colibrí (hijo de Picaflor), múltiple campeón de bellas formas y paso fino de la Asociación Nacional del Deporte de Caballos de Paso Fino de P.R.

A fines de la década del 80, en las competencias de la “Pure Puertorrican Paso Fino Federation of America”, entusiastas estadounidenses ofrecieron al Sr. Luis González “El Chino”  y el  Sr. Juan Martínez, dueño del restaurante  “La Barca” en Salinas, altas sumas de dinero por los ejemplares Coroel (hijo de El Relicario) y Llama de Oro (hija de Fleco de Oro), ambos ejemplares regresaron con sus dueños a P.R.

En la década del 1980, en unos Campeonatos Nacionales de la PFHA en Estados Unidos, la Sra. Carmen Barreras, recibió una oferta de seis (6) cifras por su ejemplar Promesa  de Cupido, oferta que fuera rechazada. La yegua Promesa de Cupido fue Gran Campeona de la PFHA en Estados Unidos.

En la década del 1980, el Sr. Wifredo Bertram Picornell, recibió una oferta de seis (6) cifras por el ejemplar Cuentas Claras (hijo de Kopeki) por parte de una prestigiosa familia de negocios de Puerto Rico, oferta que fue rechazada.

También a fines de la década del 1980, la Sociedad compuesta por los Sres. José Víctor Oliver Correa y el Lcdo. Jorge González, adquirieron al Gran Campeón Don Coquí por una suma estimada en unos $58,000.00  

En la década del 90 el Sr. Ramiro Soto, rechazó una oferta de más de seis (6) cifras, por su ejemplar Réplica de Majestuoso, múltiple campeón de bellas formas y paso fino de P.R.

En el 2015, el Sr. José Victor Oliver Correa, le solicitó al Sr. Pedro “El Negro” Kuilan, que le pusiera precio al potro de su propiedad “Príncipe Rubio” (hijo de Maremoto en Alegría del Jíbaro). El Sr. Kuilan le dejó saber que aunque el potro no estaba para la venta, pero por la amistad que les unía, los servicios del potro que el Sr. Oliver quisiera, eran por la casa, sin costo.